En 1951, una explosión en una cantera de cal dejo al descubierto una cueva en las afueras de la ciudad de Cáceres, en el paraje de Calerizo, situado junto al camino de Maltravieso.
Aparecieron algunos cráneos y otros restos humanos asociados a cerámicas, procedentes de alguna necrópolis del Neolítico o la Edad de Bronce. En 1956, Carlos Callejo, director del Museo de Cáceres, entró en la cueva para hacer un mapa, descubriendo las manos pintadas en el Paleolítico.

Era la primera vez que se descubría arte rupestre tan al interior de la Península Ibérica, desmoronándose la teoría de que durante la glaciación ese territorio estaba despoblado.
La cantera siguió activa y la gente entraba a la cueva, la cavidad y las figuras resultaron muy dañadas, se destruyó o extravió material arqueológico, no se han podido hacer investigaciones científicas hasta hace poco…280px-EntradaMaltravieso
Tiene un desarrollo de unos 120-130 metros, las voladuras de la cantera destruyeron algunas galerías y desconoce la entrada original. Las figuras están repartidas por toda la cueva, aunque hay una mayor concentración en el centro.Maltravieso
El tema principal son las manos negativas, junto con series de puntuaciones y líneas, también hay representaciones grabadas de animales, entre otros ciervos, bóvidos y caballos. Pueden ser de hace unos 25.000-23.000 años, del Gravetiense. En cuanto al número de manos pintadas, se trata de la segunda cueva de Europa tras Gargas.maltrav1-300x165
Faltan los meñiques, se ha hablado de amputaciones rituales, pero se ha probado que en ocasiones ese dedo ha sido pintado. Como rasgo distintivo, en Maltravieso hay manos directas, indirectas y mixtas, rojas, negras y blancas, habiéndose pintado primero la mano positiva de un color y después, sin mover la mano del lugar, una mano indirecta con otro color encima.

Recommend
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIN
  • Pinterest
Share
Leave a reply