La cueva de Bédeilhac se sitúa en el departamento de Ariège, en el pueblo de Bédeilhac-et-Aynat, en el valle del río Tarascon, a una altitud de 690 metros. En esta zona se han descubierto muchas ocupaciones del Paleolítico, es una zona fértil para investigar la Prehistoria.

Lo que llama la atención es su enorme tamaño, tiene una longitud de cerca de un kilómetro y seis salas diferentes, el arte rupestre se encuentra en las zonas situadas a bastante profundidad. En algunas partes la cavidad mide hasta 100 metros de anchura y tiene un porche de 17 metros de altura en la parte más elevada.bedeilhac-plano
Fue utilizada como almacén durante la II Guerra Mundial y los trabajos de adaptación para tal fin provocaron la pérdida de mucho material arqueológico.
Aunque la cueva se conocía desde 1773, el arte rupestre se descubrió en 1906, fueron las primeras representaciones descubiertas en Ariège. Durante la Prehistoria fue vivienda, santuario y lugar de enterramiento. bedeilhacphoto12
Parece que fue refugio de cazadores durante el Paleolítico Superior, vivió gente en ella en la Edad de Metales y se han encontrado enterramientos de la Edad de Bronce.03-bedeilhac
Se han descubierto figuras de bisonte, caballo, reno, cabra montesa, manos humanas y órganos sexuales. Llama la atención la diversidad de las técnicas utilizada, hay bajorrelieves, modelados hechos en arcilla, pinturas y grabados, tal vez los más peculiares son los bisontes y caballos en el suelo.
Son también reseñables los ejemplos de arte mueble, puesto que también se han descubierto plaquetas grabadas, dientes de caballo perforados o herramientas decoradas.
Se cree que sus obras de arte fueron hechas hace unos 15.000 años, en el Magdaleniense Medio o Superior. Se han utilizado algunos temas y algunas técnicas poco habituales en este tipo de arte.

Recommend
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIN
  • Pinterest
Share
Leave a reply