La cueva de Nerja se sitúa a unos 4 kilómetros del pueblo del mismo nombre, en la provincia de Málaga, en la vertiente sur de la Sierra de Alijarra, a apenas un kilómetro de la costa y en una altitud de 158 metros. Sus galerías orientadas de norte a sur alcanzan un desarrollo de hasta 4.823 metros.

Por su ubicación, es un lugar ideal para investigar los cambios en el nivel del mar, también ofrece la oportunidad de conocer las costumbres de los grupos humanos, puesto que guarda un registro arqueológico desde hace unos 24.000 hasta hace unos 4.000 años.

Sus habitantes fueron cazadores, pescadores y recolectores en el Paleolítico y Epipaleolítico, ganaderos y agricultores en el Neolítico y Edad de Bronce. La cueva fue habitación, santuario y necrópolis.cueva-de-nerja_92

Se alternan épocas de ocupación intensa con otras de abandono, cuando no había humanos entraban los animales. Parece ser un lugar de otoño e invierno, en un principio cazaban unas pocas especies de mamíferos, después empezaron a explotar recursos costeros y existen restos de animales domesticados.cueva-de-nerja-arte-rupestre

Unos chicos que entraron por una estrecha hendidura descubrieron la cueva en enero de 1959. Vista la estrechez de las dos entradas naturales, abrieron una tercera para la comodidad en el acceso. Se abrió al público en junio de 1960, convirtiéndose en motor económico de la comarca de Axarquia.

Contiene numerosas representaciones de arte rupestre prehistórico, 589 imágenes entre pinturas y grabados. Entre las figuras del Paleolítico predominan los signos, aunque también magníficas representaciones de animales, tales como ciervos, cabras montesas, focas y aves.cueva-nerja-pinturas-efe-644x362

La mayoría de las figuras se sitúan en el Solutrense (hace 20.000-16.000 años), con una única composición del Magdaleniense (12.000 años). También hay representaciones del Neolítico y la Edad de Bronce.

Recommend
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIN
  • Pinterest
Share
Leave a reply