Situado en el municipio gaditano de Tarifa, el abrigo de Cueva del Moro representa el extremo meridional del arte rupestre europeo y se clasifica en el grupo de Arte rupestre sureño. Este conjunto artístico es importante por desarrollarse en un período de tiempo muy largo y da ocasión de ver diferentes estilos, técnicas o influencias culturales.

Es un gran abrigo situado en una laja de arenisca, creada por la erosión del viento y la corrosión. Se encuentra a una altura de unos 40 metros, dividida en dos niveles, en un mirador sobre el estrecho de Gibraltar y África. Está dentro del territorio de un parque natural.cueva-del-moro

Por la gran inclinación del suelo y el poco abrigo que ofrece, parece ser un santuario, no una vivienda.

Esta zona fue testigo incomparable de la dispersión humana desde África hasta Europa y en ella hay diversas cuevas ocupadas por el ser humano desde el Paleolítico Inferior, bastantes de ellas con arte rupestre.cueva-del-moro-2

Sus representaciones se descubrieron en 1994 y el abrigo no se protegió hasta 1999, las figuras sufrieron graves daños, aunque se encuentren en un lugar de difícil acceso.

Guarda figuras grabadas y pinturas rojas, las más antiguas pueden estar hechas hace unos 20.000 años, se distinguen imágenes de animales y signos, los caballos predominan entre los animales.cueva-del-moro-3

Los grabados se encuentran en el piso inferior, alrededor de una formación rocosa natural parecida a la cabeza de un caballo. Parecen ser hechas en dos fases del Solutrense, al inicio y al final. La imagen más representativa es una gran yegua preñada, con el morro “pico de pato” característico del Solutrense.

Las pinturas son sobre todo signos, los hay de diversos tipos, pero la mayoría grupos de puntuaciones. Se encuentran en el piso superior del abrigo, pueden pertenecer a épocas postpaleolíticas.

Recommend
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIN
  • Pinterest
Share
Leave a reply