Calanque de la Tripirie está en el mar Mediterráneo, al este de Marsella. En 1985 Henri Cosquer estaba practicando submarinismo en la zona y llegó a una espectacular cueva a través de un túnel submarino de unos 175 metros.

Al revelar las fotos, vio una mano positiva pintada, sus amigos y él hicieron bastantes visitas hasta el fallecimiento de tres buzos en accidente en 1991, fue entonces cuando se publicó el hallazgo del arte rupestre.

Localización de la cueva de Cosquer

La autenticidad de las figuras se confirmó en 1998, está cerrada al público y la entrada bloqueada para evitar accidentes.

En el Paleolítico Superior esta zona era una estepa y la cueva estaba en la base de un barranco, a 10 kilómetros de la costa y a unos 120 metros sobre el nivel del mar. Al final de la Glaciación, el nivel del mar subió y la entrada quedó sumergida unos 37 metros, aún hoy en día, solo una cuarta parte de la cueva se mantiene por encima del nivel del mar.

Vista panorámica del Panel de Caballos de Cosquer

Parece que esta cueva no era una vivienda habitual, sino un “santuario” que fue utilizado en dos fases.

Hay cientos de imágenes grabadas en ella y se supone que muchas se han perdido bajo el agua, aparecen 11 especies animales distintas, algunas que no aparecen en casi ningún otro lugar, por ejemplo focas, aves.

Detalle del Panel de la Manos de Cosquer

También se han descubierto muchas manos indirectas, todas de adulto, negras y rojas, casi siempre falta más de un dedo. También se han identificado algunas figuras que podrían ser representaciones humanas y lo que podrían ser órganos sexuales, tanto femeninos como masculinos.

Parece que hubo dos fases decorativas, se calcula que las manos, las huellas de dedos y los animales grabados se hicieron hace unos 27.000 años, en el Gravetiense. La mayoría de las representaciones figurativas, sobre todo animales pintados, pueden ser de hace unos 19.000-18.000 años, del Solutrense.

Leave a reply