Roc-aux-Sorcier está en la comuna de Angles-sur-l’Anglin, departamento de Vienne, en la cuenca derecha del río Anglin. Al pie de un acantilado de unos 40 metros de alto hay un sistema de abrigos y cuevas formado por Abri Bourdois y Taillebourg, el techo decorado de esta última está derruido y una única figura permanece en su sitio original.

Detalle del friso de Roc-aux-Sorciers.

Las excavaciones empezaron en 1927, en ella vivían grupos cazadores y recolectores hace 15.000-10.000 años, en algunos puntos de forma puntual, en otros con continuidad.

Las primeras imágenes se descubrieron en 1933, cuando Henri Breuil identificó el dibujo grabado de un mamut en una piedra. En 1950 se descubrió un friso de más de 30 metros de longitud en Abri Bourdois.

Las figuras y los depósitos arqueológicos se encuentran en el mismo espacio, no se observa la misma separación entre “santuario” y “vivienda” que se ve en otros lugares.

Ese friso contiene diversas figuras, las más espectaculares son las trabajadas en bajorrelieve, pero también hay imágenes grabadas y pinturas rojas y negras, el aprovechamiento de relieves naturales de la roca es importante. Preparaban la superficie antes de trabajar las figuras.

Íbices del friso tallado de Roc-aux-Sorciers.

Predominan las representaciones de animales, aparecen íbices, bisontes y un felino, en algunos animales se percibe movimiento, aparecen tumbados o comiendo. Pero las imágenes más especiales pueden ser una cabeza humana y tres figuras femeninas sin cabeza ni extremidades, las representaciones humanas son raras en el arte rupestre, han sido clasificadas como “venus”.

Detalle de un caballo de Roc-aux-Sorciers.

Las leyendas sobre brujos o “sorciers” son comunes en la zona y de ahí proviene el nombre del lugar. Las representaciones pueden ser del Magdaleniense Medio, hechas hace unos 15.000 años. También existe una importante colección de arte mueble realizada en huesos o dientes.

 

Ekainberri

Leave a reply