La cueva de Urdiales se encuentra en el municipio cántabro de Castro Urdiales, en la colina de San Andrés del barrio de Urdiales. En ese lugar hay una casa llamada Villa Aurelia y en su jardín se halla la entrada de una cueva que contiene restos de la época paleolítica.

Aunque los vecinos del lugar conocían con anterioridad existencia de esta cueva, su investigación arqueológica se hizo en 1999, como consecuencia de unas obras que estaban realizando en el entorno. Fue en ese momento cuando se descubrió su arte rupestre.

Bisonte de la Cueva Urdiales

Los restos de ocupación prehistórica son escasos, es posible que las obras de construcción de la casa destruyeran el yacimiento arqueológico y que los restos se hayan perdido para siempre, pero se ha descubierto poca industria de origen humano. La presencia del oso cavernario es importante.

Las galerías de la cueva se distribuyen en tres niveles diferentes y el arte rupestre se encuentra a lo largo de la planta superior, en una galería de unos 70 metros lineales de longitud. El río todavía mantiene actividad en el nivel inferior.

Silueta del bisonte pintado en negro de Cueva Urdiales

 

Se han identificado 48 figuras en su conjunto de arte rupestre, se pueden distinguir grabados de línea fina, marcas hechas con los dedos de tipo “macarroni” y pinturas rojas y negras. Se pueden observar diversos temas diferentes, hay cabras, bisontes, caballos, un posible ciervo y diversas puntuaciones y líneas pintadas y grabadas.

Los bisontes aparecen en conjuntos, alineados en filas de dos o tres, la mayor acumulación se produce en el “panel de los bisontes negros”, con 8 bisontes, casi todos completos.

Se cree que hay dos fases decorativas, los grabados simples, las manchas de ocre y los “macarroni” pueden ser del Solutrense, de hace unos 18.000 años. Las representaciones de animales parecen  del Magdaleniense, hechas hace 14.000-13.500 años.

Dibujo grabado de caballo en Cueva Urdiales
Ekainberri

Leave a reply